-

 

Kardam:
el nacimiento de un sueño


Kardam surge en el seno de una familia de ebanistas. La tradición la inició el abuelo de Enrique Gómez, que fabricaba carros. Dicha tradición fue continuada por su padre, Viriato Gómez, que tuvo desde niño una gran inquietud artística y emprendedora. Continuó el negocio del abuelo haciendo reproducciones de muebles antiguos y fue ampliando repertorio y pasión hasta realizar sus propios diseños. De un pequeño taller a una fábrica con más de 180 trabajadores en los años 80 y 90. Y Enrique, que había vivido toda la vida rodeado de artesanía, decidió unir sus dos pasiones: la bicicleta y la madera. El pequeño sueño de un gran proyecto nacía, y pronto creció para dar lugar a la bicicleta Kardam, fusión de naturaleza, diseño y elegancia.